Inspecciones Reglamentarias de Ascensores

Además del mantenimiento, el ascensor debe someterse a una inspección periódica realizada por un organismo de control autorizado e imparcial que certifique que sus condiciones de funcionamiento y seguridad se mantienen. Igualmente, debe realizarse una inspección cuando el ascensor haya sufrido un accidente con daños a personas o bienes y cuando la Autoridad competente lo requiera.

La obligación de someter a los ascensores a un proceso de inspección Periódica viene establecida en el Artículo 19 del Reglamento de Aparatos de Elevación y Manutención, determinándose el procedimiento a seguir en la inspección periódica de ascensores en la Instrucción Técnica Complementaria ITC-AEM 1 “Ascensores”, aprobada por el Real Decreto 88/2013, de 8 de febrero.

Las Comunidades de Propietarios titulares de la instalación tienen la obligación de mantener en buen estado y pasar las inspecciones y revisiones establecidas por la Administración. En primer lugar, el cumplimiento de esta normativa aportará tranquilidad a los usuarios al certificar el cumplimiento de todas las especificaciones técnicas de seguridad, por otro lado, evitará cuantiosas multas.

Acompañados por la empresa de mantenimiento contratada por el titular de las instalaciones, nuestros inspectores comprueban que las medidas de seguridad activas funcionan realizando un ensayo dinámico, y que las pasivas existen y además son las adecuadas según la ley.